Mis Escritos

Mis escritos

son gratutitos

copia y pega

y ya está.

Los derechos de autor son demasiado caros

son la excusa del depredador

para hacer dinero fácil

a costa del escritor.

Por eso prefiero confiar

en que se reconocerá mi autoría.

Por eso, yo regalo mi trabajo

siempre que reconozcan mi autoría...

Copia y pega y es todo tuyo,

con mi nombre en el final.

Gracias

Buscar este blog

sábado, 28 de agosto de 2010

Espectativas Cuánticas

Infinidad fractal destituida por el orden,
en el vacío irrepetible de las mentes cósmicas,
vienes hasta mí
trajeada de universos,
galaxias y constelaciones
como burbuja sideral
cubierta de teflón y papel celofán.


Maniatadas quedaron las hipótesis irrelevantes
de calidoscópicos instantes
efímeros y eternos
en un espacio-tiempo
dubitativo e incierto.


Me pregunto qué tiene que decir
el gato de Schrödinger
acerca del observador y sus expectativas.
¿En verdad temor y fe
son las dos caras de la misma moneda?


Creamos realidades
ignorantes de nuestro poder
como reyes Midas
regodeados con sus logros...


¿Serán culpa nuestra los deslaves y aluviones?
¿Seremos nosotros los causantes de huracanes y tornados?


El sentido común dice que no
pero la cuántica dice que sí...

Relatividad

Todo efecto es causa de su causa;
toda causa es efecto de su efecto.


Si la relatividad
es verdad,
la bala pudiera salir del ánima
antes de que el pistolero
jale el gatillo.


Es posible morir antes de nacer,
rejuvenecer,
volver a ser bebé
al menos en teoría;
y las heridas que palpitan en mi alma
podrían ser cicatrices de traumas
del futuro.


Si me situara en el horizonte de sucesos;
si abarco singularidades con mi espíritu,
¿podré cambiar mi pasado desde el presente?
¡Yo sé que se puede!
lo que no sé
es cómo hacerlo.


Hawking, amigo desconocido;
desde tu silla de ruedas,
a través de tus libros
me dices que nada sucede ni acontece
hasta que la luz le da alcance:
¿No es entonces más segura la tiniebla?
¿No es acaso más amable la oscuridad?

Voy Volcando


Voy volcando despertares sin preaviso ni protesta,
sin paciencia ni alegría, sin más paz que mi fealdad;
ya los sueños no son más que un ayer desvanecido;
ya no creo en avatares, ni en promesas ni en silencios
sólo creo en lo que veo
y lo que veo no es real...


Voy cayendo en picada sin saber de dónde vengo,
sin saber si lo que soy es tan sólo un sueño extraño,
o es apenas el botín de un pirata del pasado,
o es que acaso el bucanero es aliento del futuro
un futuro que se ahoga al volcarse hacia el presente,
un futuro apaciguado
lacerado y oprimido,
un futuro silencioso, casi mudo, derruido
en contraste tan confuso que semeja al caos fractal.


Voy volcando pesadillas para goce de este mundo
donde todo lo premiado es premiado por maldad,
y los héroes son caudillos que desmiembran o verdugos
que ejecutan sus sentencias sin cuartel y sin piedad.


Voy besando mis recuerdos sin saber si es que son míos
o prestados o comprados o tomados al azar.
Voy bebiendo de la vida lo poquito que me otorga
y sediento voy llorando lo que nunca quise dar.


Y no queda más remedio que seguir la misma senda
y cargando con el cuerpo que me sirve de prisión
ir pagando los pecados que son míos y no son.

La cruz de los segundos


Clavado a la cruz de los segundos
escucho el tronar de los tambores
en cielos aturdidos por clamores
y sueños y esperanzas y temblores.
Si buscas ajetreo cotidiano
encuentras la cesura de la historia;
si buscas una pausa silenciosa
te abate el estruendo citadino
que quiere entretejerte con su escoria

Clavado a la cruz de los segundos
escucho el tañer de las campanas
en torres profanadas por palomas
carentes de mensajes o de paz
Si buscas el sosiego lugareño
te hallas en medio de una jungla,
si buscas a las fieras del ayer
solo hallas el silencio de una tumba
postrada ante otro amanecer.

Yo busco gravedades planetarias,
el fuego legendario de las novas,
la honda oscuridad de la materia
la hueca hostilidad de la energía.
Y quiero balancearme con las cuerdas
aun  cuando tan sólo sean teoría.

Tarzán cuasi-estelar y super-cósmico
sin más león que nebulosas
sin más bestia que galaxias
sin más que un hoyo negro por morada,
yo busco un baricentro que elimine
mis dudas, mis creencias, mis demoras
y logre perpetuarme finalmente
verdades tan serenas como sólidas.

Y encuentrome la nada silenciosa
vacía, titilante, temerosa
reacia, vulgar y melindrosa
buscando acariciar la poca cosa
que queda de mi fuga y mis fatigas.
Y sólo en mis fatigas y mi fuga
se esconde la mitad de mi apellido.
Que Santo, ni que santo, ya no hay santos
ni sueños, ni el consuelo del olvido
por eso es que desmiento lo que digo
por eso es que digo lo que siento.

Brutal paradoja inconsecuente
se ríe de mi vida y de mi mente
y yo, degradado y maldecido
en pleno plan de observador
me quedo perplejo y aturdido
cobarde, silente y aterido
mirando cual fuera espectador.

No le temo a la impaciencia de sentirme derruido

No le tengo miedo al negror de la muerte
ni a la frialdad de una lápida marmórea
ni a la certeza de terminar siendo la cena
de gusanos, larvas y raíces.
No le temo a las soledades infinitas del ocaso
ni a las tinieblas ininterrumpidas
de las calles nocturnas
ni al aullido de los lobos
ni al maullar de los gatos
ni al silencio de las aves
despobladas de sus cielos
ni al murmullo de las fuentes
en ausencia de turistas.

No le temo a las quimeras
ni a los ensueños mendigantes
ni a las puertas oxidadas
ni a la furia del averno.
No le temo al porvenir
ni al pasado ni al presente
ni a ese tiempo persistente
que acaricia incertidumbres
enredado en aspavientos.

No le temo a los infiernos
de la guerra y del espanto
ni a la paz de los sepulcros
ni al recuerdo inverosímil
de personas taciturnas
ni a la ausencia de recuerdos
en memorias más que ajenas
ni a la amnesia ni al desastre
ni al mareo ni al desquite.
No le temo a las bandadas
de bandidos bandoleros
ni a la ignorancia ni a su violencia delincuente
ni a los cerros ni a los llanos
ni a la hondonada indiferente y agresiva
ni al embate destructivo de las hordas asesinas

Ya no le temo a la carestía
ni a la falta de rocío en los ramales
ni al exceso de rocío en la mejillas
ni a los vientos ni a las turbas
ni a los mares ni a sus olas
embistiendo las orillas con su furia de titanes.
No le temo ya a la vida
ni a sus modas ni a sus ansias
ni a sus dioses ni a sus vallas
ni al suplicio consumista
subyugante en las aceras.

Le temo sí; y mucho,
a la Nada
Le temo sí, aún más,
al desvanecer de la conciencia
sin registros de presencia…
a la propia inexistencia.

Tú; claridad extrema


La materia no es otra cosa
que condensación de la energía.
La energía no es otra cosa
que dilución de la materia
y tú; alma mía,
eres la luz que ilumina mi existencia.

De tu mirada brotan fotones
bañando con serenidad sublime
mi piel, mis músculos, mis huesos.

De tus palabras   saltan gravitones
que, bailando en mis oídos,
alborotan el músculo cardíaco
que por ti y sólo por ti
revolotea alegremente en mi pecho.

Tan sólo tu presencia ya es sabiduría:
hondo conocimiento de fractalidades terrenas,
clara diafanidad de misticismos celestes.
Y es esa claridad, la de tu aura extrema
la realización indetenible del amor
que; indefinido e indestructible,
¡a mi alma por siempre se encadena!

Amor iluminado


A nivel cuántico
no hay hombres ni mujeres,
sólo hay campos de energía:
vibraciones que se encuentran
en las danzas del amor.

A nivel cuántico
no existe la fealdad ni la belleza,
sólo hay ondas vacilantes:
vibraciones que se funden
en los lazos del amor.

La fractal condescendencia
de las vidas que se juntan
complementa; ciertamente,
las andanzas del amor.

Ay amor ultra trillado
Ay amor enardecido,
y abatido, y dolorido:
no te aferres al olvido
cuando estoy enamorado.

Ay amor desaliñado
Ay amor irreverente
no abandones alma y mente
ni le quites a la gente
tu fulgor iluminado.

Quisiera navegar enrte dos astros

Quisiera navegar entre dos astros
Extremado, atemporal y relativo
bañado por la lluvia de neutrinos
brotado de energías punto cero.

Quisiera un horizonte de sucesos
guardado en la gaveta entre mis libros
Quisiera formatear plácidamente
aquello que a momentos me incomoda
y luego resetear serenamente
mi vida, sus errores y su escoria.

¿Serán mis sentimientos solidarios
cuando he de convertirme en vil petróleo
o en gases de metano y de propano?

Revive de los saurios y sus bosques
la fiera evocación de su energía
que siendo necesaria; es destructiva
y siendo destructiva es milagrosa.

¿Serán mis sentimientos existentes
cuando he de convertirme en vil petróleo?
quisiera navegar en hoyos negros
vagando simultáneo y singular,,,

El espejo


Reniego de la vida tal como me la muestran
yo quiero ser inercia, cual luz sin firmamento
cual onda sin partícula atada a un gravitón
y quiero ser taquión
sin masa que me frene
y quiero ser fotón
que alumbra el pensamiento.

Fundirme en espirales de cuantos de energía
y luego regodearme de reales fantasías:
la ola no es la ola, es danza de las aguas,
la brisa no es la brisa, es sueño de las olas,
el cielo no es la veste que viste este planeta
sino el abrazo fiel al cosmos infinito,
el cielo es el silencio que besa espacio tiempos.

Yo quiero columpiarme jocoso sobre cuerdas
-balance indefinido paseándose entre estrellas-
y quiero la materia brillante entre tinieblas
y quiero la tiniebla versándose en mi verso.

Sé bien que no es el “Yo” que miro en el espejo
el sueño eternizado que lleno con mi aliento,
espejo mentiroso, espejo inverosímil
claudica de tu intento de engañar a mi intelecto
y muéstrame completo, sincero, irreverente
sencillo y complicado, facético y audaz
prismático y cercano, geométrico y distante
lunático y sereno, renuente y suspicaz.

Como un  calidoscopio me has de mostrar espejo;
con todos los mis yoes de todos universos
con todos los mis egos de todos pensamientos
con todo el vasto tiempo que ciñe mis neuronas
y forja cada célula de todas mis personas.

Yo quiero ver la muerte que es nuevo nacimiento
y quiero ver mi vida pletórica de cuentos
y fábulas y cantos y música electrónica,
protónica, neutrónica, también molecular.

Por eso yo te pido mi viejo y fiel espejo
ya deja de mentirme ya deja de adular
y muestra a mi cerebro todita mi verdad.